Tentativamente y para siempre

como todas las cosas

Oportunidades y lecciones

De vez en cuando se presentan oportunidades increíbles. No sé si fue por alineación planetaria, porque a Mercurio le dio la gana de echar pa’ lante o porque un poder superior decidió que “ya estaba bueno ya”, pero de la nada todo cambió y lo que fue una genuina preocupación por mi futuro, se convirtió en el respiro que me dejó aclarar el panorama.

2014 fue un año diferente. Lentísimo y por momentos muy malo. Pasaron muchas cosas y finalmente no sucedió nada.  Pese a que nunca dejé de estar haciendo algo (colaboré con proyectos, dicté mi primera conferencia, dí clases, escribí para un par de medios y comencé un máster), tenía la amarga sensación de no ir a ningún lado. Era como trotar en una caminadora. Me estaba moviendo, sí; pero no estaba avanzando.

En algún punto, admito, dudé de algunas de mis decisiones pasadas. Quizás no estaba en mi naturaleza ser freelancer y la libertad y flexibilidad que tanto necesité se estaban convirtiendo en una cárcel. Después de todo, no es común que una suma cum nerd como yo se mantenga tranquila por mucho tiempo en un cuasi sabático profesional. Llegué a cuestionarme sobre haber perdido mi rumbo. Mi entorno cercano estaba seguro de ello.

Pero resultó que no.

2014 fue un año transitorio. Y la verdad, esto algo que acabo de descubrir,  es que hay momentos en los que, queramos o no, no va a pasar nada trascendente. Nos estamos preparando y esos periodos pasivos son claves.  Son etapas para reagruparse, tomar fuerzas, madurar y ver las cosas desde otras perspectivas.

Pero eso, claro, yo no lo sabía cuando arranqué 2015 con la firme convicción de regresar a mi camino. Refresqué mi curriculum, pedí un par de recomendaciones y escribí a algunos contactos en mi área para tantear el terreno. Incluso armé un portafolio muy coqueto con mis mejores trabajos.

No había pasado una semana cuando vino la oferta. Nada tuvo que ver mi hoja de vida -pues conocían perfectamente mi trayectoria-,  tampoco usé las recomendaciones y el portafolio me quedó de recuerdo. Es más, no alcancé siquiera a postularme para ningún trabajo. La oportunidad llegó de un lugar tan familiar para mí como mi propia casa, de la mano de personas que aprecio enormemente y quienes decidieron confiar de nuevo en mí, esta vez dándome un reto muchísimo mayor.

Mañana inicia la aventura más grande que he vivido hasta ahora. Llego a ella con humildad, a sabiendas que no tengo todas las respuestas, pero sí las ganas de aprender y de dar mi mejor esfuerzo. Es una responsabilidad mayúscula que exige una capacidad importante de compromiso.

Y no puedo estar más emocionada.

El buen hijo siempre regresa a casa

El buen hijo siempre regresa a casa

Anuncios

2 comentarios el “Oportunidades y lecciones

  1. Mi querida Dani, pues sí, pareciera que la misma fuerza extraplanetaria que envíó a una a Bélgica y a otra a pocas cuadras de la oficina, te atrajo con mucha fuerza hacia nosotros.
    Hablando en serio y por aquello que el éxito no es casual, tus cartas de recomendación y curriculum refrescado no fueron necesarios ya que sabemos de tu búsqueda para ser cada vez mejor, eres valiente y brilante, son características que la jefatura de prensa necesita, sé que Maricarmen y Bettina estarán muy orgullosas y también como nosotros esperando disfrutar los resultados.
    Menos mal que descansaste un poquito en el 2014 ya que por lo visto arrancó un nuevo año con muchos retos para ti, pues como siempre ha sido, desde que te conocemos, estaremos en primera fila para apoyarte.
    Estamos emocionados también por mañana.
    Un abrazo!

  2. marlenys.
    febrero 1, PM

    Este análisis expresa de manera nítida como has estado construyendo tu sendero personal y profesional. En la vida, esos momentos de aparente quietud,los que describes de manera tan honesta,son inherentes al proceso de evolución.Ellos,te permiten,entre otras cosas, asumir nuevos retos.
    Tengo la certeza de tus capacidades para realizar las actividades correspondientes de manera exitosa. ¡ Adelante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 1, AM por en Para siempres.

Categorías

Follow Tentativamente y para siempre on WordPress.com

Haz clic para seguir el blog y recibir actualizaciones de nuevos posts en tu correo.

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: